Hoy en día están muy de moda, y esque de ellos han nacido grandes proyectos, plataformas y startups. Ya conocemos los beneficios de este modelo de trabajo, pero ¿Conoces su historia?

Todo comenzó en Berlín, más especificamente en El C-base en 1995, que nació como una asociación, era un espacio orientado a una comunidad interesada por los ordenadores, la tecnología que compartían mentalidad y trabajo. Es considerado uno de los primeros modelos de Coworking.

Más adelante Bernie DeKoven utilizó el término Coworking por primera vez en 1999. Este diseñador de videojuegos, creó la palabra coworking, para él significa “Working together as equals” una de las bases del Coworking y del trabajo colaborativo.

En 2002, a raíz de la visión de DeKoven, dos austriacos junto a varios socios-colaboradores, dieron otro paso hacia delante en la historia Coworker. Ellos dejron de trabajar desde casa para abrir su propia comunidad: Schraubenfabrik, que no era más que un espacio pensado exclusivamente para el trabajo y la vida laboral.
Tres años más tarde, se inaugura de forma oficial el primer espacio de Coworking a manos del programador Brad Neuberg en San Francisco. Esta instalación ofrecía entre 5 y 8 escritorios dos sías a la semana, con conexión Wi-Fi y comida compartida. Un año más tarde pasó a llamarse Hat Factory. Y entonces el mundo fue testigo del nacimiento de una red de espacios de Coworking llamada “Hub”, el primero nació en Londres, a día de hoy existen más de 40 espacios repartidos por los cinco continentes y se trata de la mayor red de espacios de Coworking que existen.

En 2007, las busquedas relacionadas con Coworking crecieron hasta que se empezó a considerarse una nueva tendencia dentro de la Base de datos de Google. Desde este punto, las búsquedas no han dejado de crecer y, además de tener una página en Wikipedia propia,ya es un concepto que existe de forma oficial.

Se estima que en este año 2017 existen en torno a 14.000 espacios de Coworking por todo el mundo, número que no deja de crecer. No se trata de una nueva forma de trabajo, sino de una nueva forma diferente de vivir.

Hablar, compartir, proponer, ayudar, conectar, unir y progresar.